Entrevistas

La imagen muestra Claudia Gómez corriendo en una carrera al aire libre. La corredora lleva una camiseta sin mangas de color negro con detalles en rojo, pantalones cortos negros y zapatillas deportivas de color naranja brillante. También lleva una cinta naranja en la cabeza y gafas de sol. El fondo muestra un entorno urbano con árboles y algunos edificios. Hay una excavadora amarilla visible a la izquierda y algunas señales de tráfico. La corredora parece estar en plena acción, concentrada en su carrera.
Claudia Gómez Menéndez, nuestra deportista PROAD - CSD
| PROAD | Entrevistas
Pin It

Nuestra atleta, Claudia Gómez, comenzó corriendo, para hacer los pequeños recados diarios y ha terminado en la alta competición. Claudia ha recorrido un camino lleno de retos y éxitos, compaginando su carrera deportiva con sus estudios de Física y la publicación de dos libros. La deportista no tiene clara la imagen de su futuro, pero está segura de que en esta imagen siempre habrá “unas zapatillas, una calculadora y un bolígrafo”.

Me veo corriendo. Siempre. E investigando en ese ámbito, la Física, que en su día elegí porque me movía una tremenda curiosidad por entender el mundo. Pero es una imagen sin mucha definición, porque los detalles prefiero descubrirlos, como he hecho hasta ahora, por el camino. Con unas zapatillas, una calculadora y un bolígrafo

Pregunta: ¿Cómo y cuándo empezaste en el atletismo y has llegado hasta la alta competición?  
Claudia: Descubrí el atletismo, realmente, siguiendo un instinto básico, o quizá una pulsión interna a la que no sabía poner nombre. Al cumplir diez u once años, cuando empecé a encargarme de los pequeños recados diarios, desarrollé la costumbre de cumplirlos corriendo. Empleaba menos tiempo, y me gustaba la sensación de libertad que me invadía. Afortunadamente, aquello fue pronto sustituido por una práctica deportiva algo más “reglada”, podríamos decir. A los 13 o 14 años, y de manera casual, descubrí el Club de Atletismo Suanzes, al que me acerqué, acompañada por mi padre, una tarde de septiembre. Desde entonces, no he dejado de hacerlo. En sus inicios, se trataba únicamente de una actividad extraescolar complementaria, como los idiomas o, con anterioridad, la esgrima; pero mi manera de ser, en ocasiones excesivamente autoexigente, pronto me llevó a tratar de conseguir resultados, más allá del propio disfrute y la satisfacción personal. Acompañada siempre por mi entrenador Isidro, que se convirtió en un segundo padre, he recorrido las diferentes etapas del deporte “base”, hasta llegar al alto nivel. 

Pregunta: El deporte es una de tus pasiones ¿podrías compartir con nosotros algunos de los momentos que más te han marcado y por qué?
Claudia: Mi vida (al menos en su dimensión más reciente), está conformada por un sinfín de momentos que llevan aparejados un par de zapatillas de deporte. Aunque algunas quizá se me confundan entre sí, recuerdo con cariño la mayor parte de las competiciones en las que he participado. Las de la primera etapa, aún alejada de la alta competición, porque nunca me faltó la inestimable compañía de mi padre. Las de la segunda, ya inmersa en otra dinámica, porque me han permitido vivir experiencias a las que, de no haber decidido empezar a correr, jamás habría tenido acceso. Recuerdo con especial cariño mi victoria en la San Silvestre Vallecana Popular del año 2021. A la salida me acompañó mi madre, mientras mi padre aguardaba en la llegada. El comentarista me conocía, y la retransmisión, que seguía en la pantalla toda mi “familia suanzera”, fue muy especial. El ambiente era mágico, y yo fui la primera mujer en meta, haciendo récord de la prueba y cerrando un año muy bueno, deportivamente hablando. Creo que pocas veces viviré de nuevo un momento tan especial.

Pregunta: Junto al deporte, la física y la literatura completan estas pasiones ¿cómo es tu día a día como deportista, estudiante y escritora?
Claudia: En estos momentos, albores del periodo vacacional, estupendo. Durante el periodo académico y competitivo, menos estupendo, seamos honestos. Imagino que, como el día a día de todo aquel que compagina diversas facetas, mis horas son frenéticas, repletas de actividad. Es una dinámica que requiere de grandes dosis de energía: las pilas normales se quedan cortas, hace falta una batería de larga duración. Pero no me quejo. Las tres facetas, atletismo, física y literatura, han nacido de una decisión voluntaria, y me proporcionan una felicidad tal que no renunciaría, en modo alguno, a ninguna de ellas.

La imagen muestra a una persona joven vestida con una toga y birrete de graduación. Lleva una banda azul sobre los hombros. En la banda, a la izquierda, se puede ver el logo de la Facultad de Físicas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), y a la derecha, el escudo de la universidad con las palabras "Grado en Física". La persona tiene el cabello corto y lacio, y está mirando directamente a la cámara con una expresión neutral.

Pregunta: Además de tus logros deportivos, estás a punto de graduarte en el Grado de Física y ya has publicado dos libros ¿cómo has logrado combinar la formación y la escritura con la exigencia de la alta competición y desarrollar una carrera dual tan efectiva?
Claudia: En honor a la verdad, con mucho esfuerzo, muchas horas de dedicación y mucho trabajo. Como yo quería recoger, no ha quedado más opción que sembrar y saber esperar, adaptándose a las circunstancias sin sucumbir en el intento. He tenido la gran suerte de caer en una familia que, además de proporcionarme todas las oportunidades habidas y por haber, me ha respaldado y acompañado en cada una de las etapas de mi vida, pero de manera especialmente vívida a lo largo de estos cuatro últimos cursos, coincidentes con la carrera universitaria. He sabido rodearme, además, de mucha gente que ha creído en mí y me ha animado a seguir cuando las cosas se ponían cuesta arriba. Y he aprendido a priorizar. A sumergirme en aquellas piscinas en las que hubiera agua, consciente de que ya tendría tiempo, más adelante, de explorar grandes océanos.

Pregunta: La vida del deportista presenta desafíos que pueden complicar la carrera dual, la continuación en la alta competición o la decisión de finalizar la carrera deportiva ¿qué recursos o herramientas recomendarías a l@s jóvenes deportistas que apuestan por desarrollar conjuntamente su carrera deportiva, formativa y/o profesional?
Claudia: No sé cuál es la fórmula del éxito, y siempre me he mostrado reacia a hacer recomendaciones taxativas u otorgar grandes consejos. Sé qué es lo que me ha funcionado a mí: el trabajo continuo y la confianza en el proceso y el progreso. Cuando los resultados no han sido los que yo esperaba, he tratado de convertirlos en trampolín, y no en condena. Cuando he tenido que renunciar a una competición, lo he hecho. Pero tampoco me he planteado en ningún momento pelear por unos resultados académicos que, de haberme dedicado únicamente a la carrera, quizá sí podría haber alcanzado. He otorgado a cada actividad un peso relativo en mi vida y he apostado por mantener el equilibrio. Eso, a mí, me ha funcionado.

Pregunta: Con apenas 20 años, publicaste tu primer libro, “La mirada cómplice”, un libro en el que rindes homenaje a tu abuelo, y hace unos meses ha sido publicado “Anatomía de un nuevo mundo”. ¿Cómo encuentras el tiempo y la inspiración para escribir en medio de tus compromisos deportivos y académicos?
Claudia: Mis padres me enseñaron a leer a una edad muy temprana, y no recuerdo un solo momento de mi vida en el que no haya estado acompañada por un libro. Quiero creer que la transición de lector pasivo a autor activo es una manifestación natural del ineludible ego humano. Durante el curso, escribo únicamente breves crónicas deportivas de las competiciones en las que participo, así como reflexiones breves o versos deslavazados. Como cualquier ejercicio creativo, la escritura requiere tiempo, calma e inspiración. Es durante el verano, libre de muchos compromisos, cuando realmente puedo dar rienda suelta a mi voz interior.

En este punto de la entrevista queremos dar a los lectores la oportunidad de leer algo escrito por nuestra deportista, paseando por internet, nos hemos encontrado este cuento donde Claudia relata la historia de “una mujer de letras que se acerca a las ciencias”, os recomendamos disfrutar de esta breve lectura: https://fisicas.ucm.es/file/mujeres-en-ciencia-cgomez

Pregunta: ¿Crees que tu experiencia como atleta te ha ayudado en tu desarrollo académico y personal? ¿Te acuerdas de algún ejemplo concreto en el que te haya ayudado a superar un desafío fuera del deporte?
Claudia: Indudablemente. Todos somos producto de nuestras circunstancias, independientemente de que un porcentaje importante nos venga “de fábrica”. Las mías, aparejadas al deporte de competición, han fortalecido en mí aspectos como la perseverancia, la exigencia o el sacrificio, es cierto. Pero, como en el deporte la mayor parte de las veces uno no gana, y debe aceptarlo, compaginar atletismo, física y vida en general me ha enseñado que, por mucho que corra, hay ocasiones en las que no llego. O en las que otro llega antes. Y eso es normal, natural y sano. Es humano, y humaniza.

Pregunta: Para el PROAD es muy importante conocer vuestra experiencia con el programa. ¿Cómo nos conociste?, ¿podrías compartir alguna experiencia específica en la que el programa haya sido útil o significativo para ti?
Claudia: A raíz de mi participación en el Campeonato de Europa de Campo a Través como integrante de la Selección Española Sub20, y de la medalla de plata que conseguimos en aquella competición, adquirí la condición de Deportista de Alto Nivel (DAN). Fui incluida en el PROAD y, de manera prácticamente instantánea, Marisa estableció contacto conmigo, para tratar de facilitarme el camino lo máximo posible durante mi vida activa como deportista y estudiante. Desde aquel momento, hace dos años, y hasta la circunstancia presente, me he sentido tremendamente apoyada por el Programa. La atención ha sido constante, y el trato, siempre tremendamente humano. Este mismo curso, ante la inminencia de la finalización de mis estudios de Grado, el PROAD me facilitó con una diligencia encomiable toda la documentación necesaria para acreditar mi condición de DAN al formalizar la matrícula en el Máster que pretendo estudiar el próximo curso, para así garantizar mi acceso.

Pregunta: ¿Qué recomendaciones nos harías para mejorar el PROAD y hacerlo aún más efectivo para l@s deportistas?
Claudia: Honestamente, no puedo hacer ninguna sugerencia. Los deportistas incluidos en el programa somos tremendamente afortunados por contar con este apoyo. Hasta el momento, he tenido la suerte de disfrutarlo durante mis estudios académicos, pero me consta que también es una gran herramienta de cara a la inserción en el mundo laboral, para aquellos deportistas que así lo desean.

Pregunta: Por último, mirando hacia el futuro, ¿cuáles son tus próximos retos a nivel deportivo, profesional y personal? ¿cómo te ves en unos años?
Claudia: Mi máximo objetivo vital es, siempre, seguir creciendo. Eso incluye todas las facetas de mi vida. Me gustaría seguir cosechando éxitos deportivos y académicos, por supuesto, pero soy consciente de que la vida no es del color de rosa, y en ocasiones a uno le toca remar contracorriente. Me veo corriendo. Siempre. E investigando en ese ámbito, la Física, que en su día elegí porque me movía una tremenda curiosidad por entender el mundo. Pero es una imagen sin mucha definición, porque los detalles prefiero descubrirlos, como he hecho hasta ahora, por el camino. Con unas zapatillas, una calculadora y un bolígrafo.

Entidades colaboradoras